31/7/13

“El Mapa de Mi Vida”

Cuantas veces desee salir de mi ciudadela… Cuantos años viendo pasar seres desvalidos y llenos de miedos…
Ahora entiendo que aquella realidad puede que fuera falsa.
Lo he comprendido, porque ha venido a verme un doctor de la cabeza.
- Tienes estrés postraumático… - Me ha dicho – Y es probable que tengas que estar un tiempo acudiendo a consulta. No te preocupes Serena.

Parece ser que sí, que no estoy cuerda. Es alucinante…
Sobre todo, porque esta misma semana, he oído telepáticamente a Lorenzo.
- Serena – Me ha dicho – Te necesitamos. No puedes olvidar que estamos en una espiral de tiempo… ¿Dónde estás?
Creo que si le contara al doctor que escucho al Maestro, me diagnosticaría de más trastornos mentales.
- No está bien – Gracias a mi gran oído, he podido estar en la conversación que mi primo y los doctores, han mantenido en la puerta de mi habitación – Hace ya días que despertó del coma, y aunque la recuperación es lenta, creemos que Serena realmente cree que es otra persona…
- No reconoce nuestras caras – Ha dicho Josué con preocupación – Dice que no somos los mismos…
- Sí… Las lesiones de algunas áreas del cerebro… Puede que sean permanentes… - Ha afirmado uno de los médicos – Tenemos que tener paciencia.
- Lo que tiene tu prima – Ha explicado el doctor de la cabeza – Se llama prosopagnosia… Consiste en que no reconoce los rostros...
- Eso no es lo que me pasa a mí – He gritado desde mi cama – Yo no os reconozco porque no sois las personas que conozco…
Jota ha llegado en ese momento, y ha cerrado la puerta del cuarto.
- Hola preciosa – Me ha dicho con voz tranquila – Te traigo unos dulces que ha comprado Valentín. Lo que le gusta la repostería a este hombre…
- Claro – He farfullado – Es cocinero…
Jota ha hecho como que no me atendía y se ha puesto a arreglar mi armario de metal.
- Tengo que traerte champú – Ha expresado en voz alta – Y alguna ropa interior nueva…
Aquí nadie escucha a nadie…
Vaya realidad a la que he tenido que llegar.
Ni telepatía ni avances a nivel de la mente… Estoy aburrida y no puedo escapar de estas cuatro paredes…
Voy a ver si duermo un rato.
Quien sabe… tal vez Jeno o Lorenzo vengan a mis ensoñaciones.
Hasta luego.


votar

24/7/13

“Todo Está Conectado”

Desde que estoy en esta nueva y estrafalaria realidad, en donde nada ni nadie se parece a lo que conocí, hay hechos que ocurren como si estuvieran entrelazados.
Jeno ya me explicó, en los primeros días que nos conocimos, que las coincidencias no existen.
Con su especial forma de ser y de actuar, me hacía sentir cada día, como si miles de partículas mágicas nos señalaran el camino.
- Al final de los días opacos – Me decía – Hay muchos días llenos de color.
A pesar de que respiro y como, no me siento viva.
La realidad absorbente en la que me encuentro, es como una especie de poblado oscuro y sin vida.
La mayor parte del tiempo estoy sola.
Este sitio aséptico y sin humanidad, no es el mejor lugar para recuperarme.
Así se lo he dicho a mi amiga Jota.
No sé por qué, me resulta la más desconocida… Su barriga de embarazada, no es tan grande como la recordaba y no lo entiendo…
- ¿De cuántos meses estás? – Le he preguntado con dudas – La Jota que yo conozco estaba embaraza de más tiempo…
- ¿De cuánto piensas que estoy? – La cara de mi supuesta amiga era afable a pesar del tono imperativo de su pregunta.
- Pues desde hace… - Comencé a contar los días y semanas desde que supe que Jota estaba en estado – No puede ser – Gemí – Tendrías que estar de más de nueve meses…
Con la cara desencajada ante ese descubrimiento, cerré los ojos y comencé a darme cuenta de que tal vez estaba realmente loca.
- En octubre vendrán Paula y Lucía – Dijo Jota con buen humor – Es tan curioso que hayas soñado que estoy embarazada… A pesar de que estabas en coma…
Me contó que Josué y ella, hacía más de un año que habían decidido ser padres.
- Tu primo y yo nos pusimos de acuerdo hace ahora más o menos un año... ¿Ese es el tiempo que la Jota de tu historia lleva embarazada?
Asentí…
- Es posible – Susurré – Pero no tiene sentido… Nada tiene sentido.
Agobiada por el cuestionario, decidí cambiar de tema.
- Jeno es una persona muy importante en mi vida de allí – Le dije - ¿No existe en ésta realidad?
Jota rió entre dientes.
- Jeno se llama el enfermero del turno de noche… - Me miró a los ojos – ¿No me digas que te has enamorado de él?
Cada vez me creo menos lo que me está pasando…
Es imposible que todo sea producto de mi imaginación…
Tengo que salir de este lugar…
Tengo que encontrar la forma de regresar a la torre.
Hasta pronto.



votar

17/7/13

“Sin Sintonía”

Los derroches energéticos, han dado paso a un lugar lleno de silencio.
Creo que fue al despertar en aquella cama de hospital, cuando me di cuenta de lo perdida que he estado.
Las caras de mis amigos han dejado de ser las mismas.
Todo es nuevo en esta realidad.

Algunos de me dicen que he viajado en el tiempo a través de mi mente.
- Has estado más muerta que viva durante varios años – Me ha dicho mi querida amiga Jota, ahora mucho menos enérgica que la Jota de la torre – Tenía tantas ganas de que despertaras para que estuvieras cuando nazcan mis bebés – Ha concluido mientras se acariciaba la barriga.
Dicen que la torre nunca existió. Que está en mi cabeza.
- ¿Viajes en el tiempo y el espacio? ¿Telepatía? – La incredulidad de todos me hace sentir incómoda.
- No. Nadie que conozcamos se llama Lorenzo. Ni tampoco sabemos de nadie que haya vivido en una posada durante su infancia.
Mis palabras salen con hilos de voz, así que apenas puedo comunicarme.
Si me escucharan, si pudieran leer mis pensamientos, sabrían que estoy gritando:
- Soy yo la que vivió en la posada. Es mi vida la que decís que nunca ha existido.
Pero no… En esta pequeña realidad, nadie escucha a nadie… Y tampoco han desarrollado sus mentes…
- Serena – Me ha gritado el Valentín de este lugar, mientras entraba por la puerta cargado de globos de colores y ramos de flores – Tienes que volver a ser quien eras, pequeña. Te he traído unos regalos.
El porqué se fueron cuando más los necesitaba, aún no lo sé.
Tan solo he podido escuchar a mi primo decir, a mi vecino de habitación (como si yo no estuviera en ella):
- Ha estado en coma varios años – Poco a poco su voz se iba difuminando – Al final dejamos de venir todos los días… Y de hablarle… - Tomó aire – Aunque nunca se pierde del todo la esperanza… Teníamos nuestras obligaciones…
¿Ha sido un sueño? ¿Eso quieren que crea?
La realidad de Juan me absorbió por completo.
Parece que vivo aquí desde hace décadas.
Soy la que fui y sin embargo nada queda de lo que soy.
Mis amigos y familiares, dicen que nunca viví en una posada. Y mucho menos en una torre mágica, llena de sabiduría y conocimientos avanzados.
Apenas hablo.
Apenas observo.
Creo que las personas que me rodean están muertas.
¿O soy yo la que aún no respira?
Todo es muy extraño.
Hasta luego.



votar

10/7/13

“Un Grito de Auxilio”

¿Dónde habéis estado todo este tiempo?
Os he estado esperando y me he encontrado muy sola.
Quizás los viajes en el tiempo y el espacio sean una ilusión ahora, en esta época tan gris para la ciencia y los avances humanos…
Pero os aseguro que en poco tiempo, sabremos hacer más cosas de las que nos podemos imaginar.
Si no existiera ese artefacto tan parlanchín… Si en esta realidad de Juan, todo fuera más sencillo y humano.
No puedo dejar de pensar en la propaganda de los seres del otro lado.
Son como máquinas sedientas de vísceras.
Tal vez, si me hubiera dejado caer en aquella cama de hospital.
Si las voces que escuchaba tan claramente, no se hubieran ido de mi lado…
Es ahora cuando más os necesito…
¿No os dais cuenta?
Soy como un faro en mitad de la noche.
Mi mente da vueltas e intenta alumbrar vuestras experiencias llenas de temblores y escasas esperanzas.
La realidad de la torre no es una quimera…
Yo la he vivido.
He vivido muchas cosas.
Tantas, que aún dudo de la veracidad de ellas.
Es posible, que sin nuestros avances a nivel de los viajes en el tiempo y el espacio, no seríamos lo que ahora somos.
También, es probable, que sin la telepatía y el desarrollo de nuestra mente, no podríamos estar ahora mismo comunicándonos.
Necesito que me escuchéis…
Voces desconocidas y de otro momento remoto en el tiempo.
Soy mucho más que ese cuerpo físico que tanto cuidáis.
Habladme más veces.
No os voy a hacer nada malo.
Por favor…
Jota, Valentín, Juan, primo…
Haced que despierte.
Es la hora de enfrentarme a mi mundo.

Hasta luego…


votar

3/7/13

“La Realidad se Difumina”

Desperté en aquella extraña habitación, rodeada de personas que no conocía.
Mi cuerpo no me respondía, a pesar de mis muchos intentos por moverlo.
Nada de lo que estaba pasando, tenía sentido para mí.
Muchas horas de mi vida, las pasé tumbada… Meditando y pensando en miles de temas… Investigando mundos invisibles.
Esta mañana recordé lo que hacía con tan solo ocho años…
Por las noches, me encerraba temprano en mi cuarto, y con una vela encendida, hablaba al aire.
Pedía que la llama de la vela creciera o se apaciguara, en función de mis deseos…
Siempre me obedecía.
Creo que fue la primera vez que descubrí el poder de mi mente.
- Llevas tanto tiempo en silencio – Escuché decir.
La voz era familiar, pero no conseguía poner cara al dueño de esas palabras.
- Quizás si seguimos hablando con ella…
La siguiente persona que habló me inundó de sentimientos y mi cuerpo comenzó a temblar.
- Parece que está reaccionando…
El silencio inundó de nuevo la habitación. El silencio que tanto había comprendido desde pequeña… La quietud y la calma de alguien que no sabe si respira.
- ¿Estás ahí, cariño? – Mi amiga Jota estaba a mi lado, sin duda… Pero yo seguía sin reconocer las voces.
- Un mundo de fantasía y de irrealidades… - La tos característica de Valentín, me hizo pensar que estaba también en la sala.
- Nunca nos dejes – Aquella voz tampoco era de nadie que conociera…
Como si nunca hubiera existido, sentí como mis pensamientos comenzaban a tomar forma.
- Estoy en una cama de hospital – Me dije – Estoy aquí desde hace mucho tiempo… De eso me acuerdo…
Intenté mover mi mano y no pude…
Sin embargo, mis ojos lloraron…
- Tiene lágrimas – Gritó alguien en la habitación – Está despierta.
Claro que estaba despierta. Llevaba mucho rato así. Escuchando como hablaban de mí misma, como si no estuviera presente.
- ¿Puede ser que nos esté escuchando? – Alguien dijo el nombre de Jota en voz muy alta.
- Sí… - Contestó la supuesta Jota – Ojalá despierte antes de que nazcan mis bebés.
Era mi amiga la que hablaba. Eso estaba claro… Pero… ¿Por qué no podía reconocer ni una sola de las voces?
La realidad se ha vuelto extraña.
¿Cuánto tiempo llevaré en esta situación? ¿Seguiré en el pasado de Juan?
Ojalá escuchara en mis pensamientos a mi querido Jeno.  
Sigo con sueño… Mucho sueño… Me parece que alguien no quiere que despierte…
Y no soy yo.
Hasta pronto.



votar